22 de mayo de 2015

Hiperhidrosis - Sudoración excesiva



Hiperhidrosis


Es una afección por la cual una persona suda excesivamente y de manera impredecible. Las personas con hiperhidrosis pueden sudar incluso cuando el tiempo está fresco o cuando están en reposo.

Causas


La sudoración ayuda al cuerpo a permanecer fresco y, en la mayoría de los casos, es perfectamente natural. Las personas sudan más en temperaturas cálidas, cuando hacen ejercicio o en respuesta a situaciones que las hacen poner nerviosas, furiosas, avergonzadas o temerosas.
Cuando la sudoración excesiva afecta las manos, los pies y las axilas, se denomina hiperhidrosis primaria o focal. En la mayoría de los casos, no se puede encontrar la causa, y es un padecimiento que parece ser hereditario.
Si la sudoración ocurre como resultado de otra afección, se denomina hiperhidrosis secundaria. La transpiración puede darse en todo el cuerpo o puede estar localizada en un área. Las afecciones que causan hiperhidrosis secundaria abarcan:
·         Acromegalia
·         Condiciones de ansiedad
·         Cáncer
·         Síndrome carcinoide
·         Ciertos medicamentos y sustancias adictivas
·         Trastornos de control de la glucosa
·         Cardiopatía
·         Hipertiroidismo
·         Enfermedad pulmonar
·         Menopausia
·         Enfermedad de Parkinson
·         Feocromocitoma
·         Lesión de la médula espinal
·         Accidente cerebrovascular
·         Tuberculosis u otras infecciones

Tratamiento

Los tratamientos pueden abarcar:
·        Antitranspirantes: la sudoración excesiva se puede controlar con antitranspirantes fuertes, los cuales taponan los conductos sudoríparos. Los productos que contienen del 10 al 20% de hexahidrato de cloruro de aluminio son la primera línea de tratamiento para la sudoración en las axilas. A algunos pacientes se les puede prescribir un producto que contenga dosis más altas de cloruro de aluminio, que se aplica en las noches en las áreas afectadas. Los antitranspirantes pueden causar irritación de la piel y las grandes dosis de cloruro de aluminio pueden estropear la ropa. Nota: los desodorantes no previenen la sudoración, pero ayudan a reducir el olor corporal.

·         Medicamentos: pueden prevenir la estimulación de las glándulas sudoríparas. Se recetan para ciertos tipos de hiperhidrosis, como la sudoración excesiva de la cara. Tienen efectos secundarios y no son apropiados para todas las personas. 

·       Iontoforesis: este procedimiento utiliza electricidad para cerrar temporalmente la glándula sudorípara y es más efectivo para la sudoración de las manos y de los pies. Las manos o los pies se meten en agua y luego se pasa una corriente eléctrica suave a través de ésta. La electricidad se incrementa gradualmente hasta que el paciente sienta una ligera sensación de hormigueo. La terapia dura aproximadamente de 10 a 20 minutos y requiere varias sesiones. Los efectos secundarios, aunque son poco comunes, abarcan ampollas y agrietamiento de la piel.

·                Botox: la toxina botulínica tipo A (Botox) se usa para el tratamiento de la sudoración intensa en las axilas, una afección llamada hiperhidrosis axilar primaria. La toxina botulínica inyectada debajo del brazo bloquea temporalmente los nervios que estimulan la sudoración. Los efectos secundarios incluyen dolor en el sitio de la inyección y síntomas seudogripales. El Botox utilizado para el sudor en las palmas de las manos puede causar debilidad leve pero temporal y dolor intenso.

·           Simpatectomía torácica endoscópica (STE): en casos graves, se puede recomendar un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo, llamado simpatectomía, cuando otros tratamientos no funcionan. Este procedimiento corta un nervio, que apaga la señal que le indica al cuerpo a sudar en exceso. Por lo general, este procedimiento se realiza en pacientes cuyas palmas sudan mucho más profusamente de lo normal. También se puede utilizar para tratar la sudoración extrema de la cara. La STE no funciona igual de bien para aquellas personas con sudoración excesiva en las axilas. 

·               Cirugía por debajo del brazo: se trata de una cirugía para extirpar las glándulas sudoríparas en las axilas. Los métodos empleados abarcan: láser, curetaje (raspado), escisión (corte) o liposucción. Estos procedimientos se realizan utilizando anestesia local.

Sudoración

La sudoración, un proceso que también se denomina transpiración, es la liberación de un líquido salado por parte de las glándulas sudoríparas del cuerpo.
La sudoración es una función esencial que ayuda al cuerpo a permanecer fresco. El sudor se presenta comúnmente debajo de los brazos, en los pies y en las palmas de las manos.

Consideraciones

Qué tanto sude usted depende de cuántas glándulas sudoríparas tenga. Una persona nace con aproximadamente 2 a 4 millones de estas glándulas, las cuales comienzan a volverse totalmente activas durante la pubertad. Las mujeres de hecho tienen más glándulas sudoríparas que los hombres, pero las de los hombres son más activas.
La sudoración es controlada por el sistema nervioso autónomo, la parte del sistema nervioso que no está bajo su control. Dado que la sudoración es la forma natural del cuerpo de regular la temperatura, las personas sudan más cuando hace calor afuera.

Causas

·         Alcohol
·         Cafeína
·         Cáncer
·         Síndrome de dolor regional complejo

·         Situaciones emocionales o estresantes (ansiedad)
·         Hiperhidrosis esencial

·         Ejercicio

·         Fiebre e infecciones
·         Hipoglucemia (bajo azúcar en la sangre)

·        Medicamentos como hormona tiroidea, morfina, medicamentos para reducir        la fiebre y medicamentos para tratar trastornos mentales
·         Menopausia
·         Comidas condimentadas (conocido como "sudoración gustativa")
·         Temperaturas cálidas
·         Abstinencia de alcohol o analgésicos narcóticos

 

Cuidados en el hogar

Después de sudar, usted debe:
·         Tomar mucha agua para reponer los líquidos corporales perdidos.
·         Reducir ligeramente la temperatura ambiente para prevenir más sudoración.
·         Lavarse la cara y el cuerpo si la sal del sudor se le ha secado sobre la piel.
  
Si sufres de hiperhidrosis la época de verano, que para mucha gente es “la mejor del año”, para ti representa sufrimiento e incomodidad.
¿Por qué? Porque probablemente tus axilas, rostro, manos y otras zonas, están mucho más mojadas que de costumbre.
En este artículo veremos cómo sobrellevar el sudor excesivo en verano y qué puedes hacer para sentirte mejor con tu persona para evitar que sufras día a día.

 

Tienes que tener claro lo siguiente:

Lo primero que hay que aclarar es que en verano las temperaturas son las más altas del año y vas a sudar sí o sí, todos lo hacemos, es el proceso natural que tiene nuestro cuerpo para regular nuestra temperatura corporal.

1) Cambia tus expectativas
Uno de los principales problemas que tienen las personas que sufren de sudoración excesiva son sus expectativas cuando salen a la calle. De manera inconsciente permanentemente se están diciendo a ellas mismas “esta vez no sudaré… intentaré todo para no sudar”, pero esto ¡no es posible!
De esta forma cuando empiezan a sudar comienza a aparecer una frustración que es difícil de disminuir y que a su vez -> aumenta el sudor.
Por eso es muy necesario que, por lo menos en épocas de verano, veas el sudor como algo normal y como algo que te sucederá sí o sí, quizás en niveles más altos que las personas que no tienen hiperhidrosis, pero recuerda: en verano todos sudamos.
Este pequeño cambio de mentalidad puede producir GRANDES cambios en la ansiedad que a diario te provoca el temor a sudar de manera descontrolada.

2) Agua fría siempre cerca tuyo
Tener una botella de agua muy fría cuando estés en la calle o cuando estés expuesto(a) a situaciones de estrés o lugares muy cerrados sin ventilación es importantísimo, esto es un hábito de vida que debe tener cualquier persona con hiperhidrosis.
Beber agua fría  te ayudará a hidratarte, regular la temperatura de tu cuerpo, te beneficiará en conservar la belleza de tu piel, el cabello y las uñas, te dará una sensación de saciedad, eliminará toxinas, prevendrá la retención de líquidos e incluso ayudará en los procesos quema grasas que realiza el cuerpo humano.

3) El sudor siempre se seca
En el momento en que estamos sudando nos sentimos empapados y nuestros pensamientos son absolutamente negativos, simplemente no vemos salida a la situación que estamos viviendo.
Pero esto es un error, ya que siempre, sin excepción, el sudor pasará, se detendrá, se secará. Cuando cambias de ambiente a un lugar un poco más ventilado, o esa preocupación o sensación de estrés que tenías se termina, verás cómo el sudor disminuye y te encuentras mucho más seco(a) de lo que te sentías.

El sudor siempre se siente peor de lo que es en realidad

Si desde hoy comienzas a vivir con esa actitud, te aseguro que el sudor dejará de ser el principal problema de tu vida. No estoy diciendo que desaparecerá por completo, lo que estoy diciendo es que no te limitará tanto como lo ha hecho hasta hoy.
La actitud que tienes que adoptar es la que te dice: “el sudor pasará dentro de un rato y me sentiré bien, en este momento no es mi principal preocupación y me siento bien”.
La actitud que NO debes adoptar es la que te dice: “uf… estoy sudando… intentaré relajarme para detener el sudor antes de que las manchas de transpiración se empiecen a notar”.

4) Productos que te pueden ayudar:
Antisudorales en base a cloruro de aluminio, que tienen un efecto local sobre las glándulas sudoríparas, pueden ayudarte a dismuir la cantidad de sudor que producen principalmente tus axilas.
Si no los has probado siempre es bueno darles una oportunidad.

5) Beber infusiones frías para refrescarte y disminuir tu ansiedad:
En la mayoría de los casos el sudor excesivo tiene su origen en la ansiedad, y una persona ansiosa en verano es la combinación perfecta para la presencia de sudoración excesiva.
Para hidratarte, refrescarte y disminuir tus niveles de ansiedad te recomiendo que comiences a probar hierbas relajantes como la melisa, la pasiflora, hipérico o hierba de san juan y la manzanilla.
Estas infusiones se suelen beber calientes, pero lógicamente en verano necesitamos refrescarnos, por lo que también puedes beberlas heladas.

6) ¿Es recomendable la cafeína si tienes sudor excesivo?
¡Claro que no!
Si sigues todos los consejos que te di antes, pero tu ingesta de cafeína diaria es alta, no verás demasiados resultados.
Muchas veces no hay un “remedio mágico” para la ansiedad o la sudoración excesiva, sino que más bien la solución está hacer pequeños cambios de hábitos en tu vida diaria, el primero de estos cambios debe ser disminuir o eliminar tu ingesta de cafeína.
Si puedes evitar principalmente el café, el té, el mate y las bebidas Cola, no sólo verás cómo te sientes más tranquilo(a) sino que sudarás menos.

7) Utilizar ropa fresca es fundamental:
Si te vistes con ropa que te permita tener una mejor ventilación el sudor se secará mucho más rapido y los calores excesivos no te afectarán tanto como si estuvieses con ropa más gruesa.
Evita los colores demasiado oscuros y las prendas muy ajustadas, en vez de eso prefiere las prendas más holgadas, que te ayudarán a sentir más frescura. Los colores blancos son muy recomendados para épocas de verano.
Espero que todos estos consejos te sirvan para cambiar un poco tu mentalidad con respecto al sudor excesivo y para disminuir la ansiedad y nerviosismo que te están provocando transpirar en exceso.


Solución para el sudor excesivo


¿Existe una solución concreta para el sudor excesivo? ¿Quizás algún producto mágico o algún desodorante milagroso que haga acabar el problema?
La respuesta es no.
Amigo(a), no existe una sola solución para la transpiración en exceso, ya sea en axilas, manos, rostro, pies u otras zonas, sino que la solución a este problema conocido como hiperhidrosis va más allá…
La solución a la sudoración en exceso es –> Un cambio en tu estilo de vida.

Para que lo entiendas mejor:
En la mayoría de los casos la transpiración excesiva es un síntoma de que algo no anda bien en tu organismo, y es en este momento en donde te tienes que preguntar: “¿qué puede andar mal?”
Si transpiras cuando te pones muy nervioso(a) o tienes sudor por ansiedad, la solución para el sudor excesivo en este caso es ATACAR tu problema de ansiedad, preguntándote qué es lo que te tiene en esa situación de constante nerviosismo.
Si por otro lado tu problema de sudoración comenzó hace poco y llevas una vida sedentaria (no haces ningún tipo de deporte y estás en una silla todo el día), o te alimentas mal (comida chatarra, alimentos picantes, exceso de grasas, falta de frutas y verduras y poca ingesta diaria de agua), el problema radica en que debes hacer un cambio drástico en tu estilo de vida.
¿Se verán resultados de forma rápida? Es decir, ¿dejarás de transpirar en exceso de un día para otro?
Claro que no.
El proceso de disminución de los niveles de sudor excesivo que producimos, sobre todo en axilas y manos, es paulatino y sólo si eres constante podrás decirle adiós a tu problema de sudoración.

 

Recomendaciones para dejar de sudar:

Bien, desde hoy comenzarás a atacar tu problema de sudoración DE RAÍZ.

1) Primero, te harás algunas preguntas: “¿qué anda mal en mi vida? ¿qué me preocupa a diario? ¿cómo está la relación con mis familiares, amistades o pareja? ¿cómo están mis estudios o trabajo?”
Cuando comiences a analizar tu vida y tu situación actual, te aseguro que llegarás a conclusiones muy potentes que te ayudarán a saber cómo tranquilizarte, lo que significa sí o sí menos sudor.

2) Aprenderás a relajarte en los momentos en los que estés sudando en público. Sé que es muy difícil lograr esto, pero una vez que lo conseguimos, PODEMOS dominar nuestro problema de transpiración.

3) Cambiarás tu alimentación y comenzarás a hacer algo de ejercicio. Deja de lado las comidas picantes o con exceso de grasas y comienza a alimentarte mejor.
Frutas, verduras, frutos secos como las nueces, pescados azules (fomentando el consumo de omega3) y 2 a 3 litros de agua diario tienen que ser parte de tu dieta desde hoy.

4) Le dirás BASTA a preocuparte por lo que los demás piensen. Verás, estás teniendo un problema de sudor excesivo, a cualquier persona le pudiese haber pasado y no es para nada grave.
Así como tú tienes este problema, las demás personas tienen otros problemas, algunos visibles y otros no tanto. Todos tenemos problemas y a ti te está tocando enfrentar la hiperhidrosis.
Por eso cuando estés sudando y creas que la gente te está mirando, despreocúpate. Estás en camino para solucionar este problema y NO eres menos persona ni menos valioso(a) por transpirar más que el resto.
Lógicamente que algunas medidas temporales te ayudarán mucho a sobrellevar mejor tu problema de transpiración.
Éstas son muy útiles mientras haces los 4 cambios que te comenté antes.

 

Soluciones para el sudor profuso:


1) Comienza a utilizar desodorante en barra en tus axilas. Está demostrado que es el que mejor resultados entrega a las personas que sufren de hiperhidrosis.

2) No te abrigues más de la cuenta. Si tienes calos, desabrígate, no tengas miedo a que se vean esas manchas de sudor, tienes que mantener la temperatura de tu cuerpo fresca así que no te acalores innecesariamente.

3) Utiliza calcetines de cobre. Es una nueva tecnología que está disponible en algunos países y que da EXCELENTES resultados para la transpiración de pies.
Si en tu país no están disponible, de seguro que existen calcetines especiales para la sudoración, un ejemplo de esto son los calcetines deportivos, en especial, los de la marca Adidas “Climacool”. Te los recomiendo.

4) Ponte ropa más suelta. Si utilizas ropa muy ajustada es natural que tu cuerpo comience a sudar. Esto le ocurre tanto a quienes sufren de hiperhidrosis como a quienes no tienen este problema.

5) Bebe agua con hielo. Cuando estés sudando y quieras detener el sudor bebe agua con hielo. En este artículo explico los beneficios de esto.

6) Deja vivir al sudor. Esto es muy importante. Muchas veces, cuando sudamos, pensamos “¡ah! ¡por dios! quiero dejar de sudar.. bien.. me concentraré en otra cosa.. mmm..” Este tipo de pensamientos lo que hace es atacar el sudor, y si lo atacamos, éste no se va, aumenta.
Te recomiendo que cuando empieces a sudar simplemente no hagas nada, no te preocupes demasiado ni tampoco intentes pensar en otra cosa. Sigue haciendo tu vida de forma normal. Te aseguro que con esta actitud, practicada día a día, el sudor disminuirá.



Cómo dejar de transpirar las axilas – 8 tips para disminuir el sudor


En este artículo te daré algunos datos útiles para que sepas cómo puedes dejar de sudar en las axilas de una vez por todas.
Como tú, también sufrí el problema de la transpiración excesiva o hiperhidrosis, así que sé bien por lo que estás pasando.
Aunque familiares, amigos o conocidos te digan que es un problema menor y que “no te preocupes”, tú y o SABEMOS que la sudoración excesiva está lejos de ser un “problema menor”, es más, se puede volver una tortura vivir con esto.
Por eso si después de salir de tu ducha y darte un baño, sólo pasan minutos y ya estás sudando de las axilas, los siguientes consejos te ayudarán.

 

8 Consejos para dejar de transpirar las axilas:


1) Córtate los vellos. Si eres mujer, lógicamente te puedes saltar este punto, ya que lo más probable es que tengas depiladas las axilas.
Si eres hombre, debes saber que los vellos son un Abrigo, y como todo abrigo, generan calor. Las personas que sufrimos de hiperhidrosis tenemos la tendencia de aumentar nuestra temperatura corporal de manera muy fácil.
Esto genera calor en nuestros cuerpos, lo que provoca que sudemos.
Así que si tienes las axilas con muchos vellos, toma una tijera e intenta cortártelos lo más que puedas. Esto reducirá la cantidad de sudor que produzcas y prevendrá la aparición de malos olores.

2) Bicarbonato de sodio con limón. 
 Este es un remedio natural, incluso recomendado por algunos dermatólogos, que sirve para prevenir la aparición de sudor y sobre todo para protegérnos de la aparición de malos olores.
Se trata de en un pequeño recipiente echar algunas gotas de limón, para luego incluir una cucharadita de bicarbonato de sodio.
Con una cucharadita deberás mezclar el bicarbonato con el jugo de limón por algunos segundos, hasta que se forme una especie de “pasta”.
Luego te aplicas esta pasta en pequeñas cantidades en la cavidad axilar, preferentemente de noche, antes de acostarte.
Te recomiendo que después de la aplicación dejes pasar alrededor de 10 minutos y luego te laves con agua las axilas.
Al día siguiente notarás una reducción importante en la producción de sudor.

3) No utilices protectores sobre la axila. Muchas personas, desesperadas por su sudoración en axilas, utilizan distintos protectores, incluso algunos hombres ocupan toallas higiénicas femeninas en las axilas para estar “protegidos” durante el día y que el sudor no se traspase a sus prendas.
Si bien esta puede ser una solución en un comienzo para evitar que el sudor se vea a través de la ropa, es una solución que le está diciendo a nuestro cuerpo “suda, suda mucho, yo me pongo este protector y aguantaré…”.
Soluciones como ésas lo que hacen es asumir que se padece de hiperhidrosis y decirle a nuestro subconsciente que produzca más sudor.
A través de los artículos que he preparado para ti en este sitio Web mi objetivo es que consigas superar la hiperhidrosis en un 100%, sin la necesidad de parches si de “disimuladores” del sudor, y una de las claves para que lo logres es vivir tu día a día normalmente.
Sé que esto parece difícil, sabiendo que el sudor aparecerá sí o sí (créeme que te entiendo, yo estuve ahí), sin embargo es la única forma que tenemos de sanarnos de esta terrible enfermedad.

4) Agua con limón. Si todas las mañanas bebes un vaso de agua con algunas gotas de limón le estarás mandando señales a tu cuerpo para que disminuya el sudor.
Todas estas “pequeñas” soluciones sumadas contribuyen a la gran solución que hará que logres estabilizar tu cuerpo para que sólo produzca el sudor necesario, en los momentos oportunos.

5) Dúchate todos los días, no utilices jabón en tus axilas, y sécatelas con secador de pelo. Una ducha diaria es fundamental para las personas que sufren de transpiración excesiva. No es bueno quedarnos con residuos de sudor en nuestros cuerpos.
Procura no utilizar jabón en tus axilas, me estarás diciendo “¡cómo no voy a utilizar jabón en una de las áreas que pueden oler más mal de mi cuerpo!”, no te preocupes, el jabón muchas veces es uno de los detonantes de nuestro problema de sudoración excesiva.
Por otro lado, los malos olores se previenen con soluciones como las del bicarbonato con limón, pero principalmente, regulando tu alimentación.
Alejándote de las frituras, la comida picante, la cafeína, el tabaco, el alcohol, y cualquier exceso de este tipo.
Es importante que siempre seques tus axilas, después de tu ducha, con un secador de pelo. Para regular nuestro cuerpo y controlar la sudoración, mantener un higiene muy cuidado en esta zona será primordial.

6) Los primeros días evita utilizar ropa ajustada. Para que tus axilas respiren correctamente, y durante estos primeros días de “cambio”, te recomiendo que utilices ropa olgada.
Si te vistes con ropa muy ajustada sentirás el sudor, lo que provocará en tu mente una frustración, que generará estrés, y éste a su vez ansiedad, que generará -> más sudor.

7) No te abrigues más de la cuenta. Un error que cometen las personas que sudan mucho de las axilas es, para que las otras personas no vean las manchas de transpiración, abrigarse más de la cuenta para pasar “desapercibidos”.
Lo que no se dan cuenta es que al abrigarse más están aumentando su temperatura corporal, lo que hace que sus cuerpos produzcan sudor para regular la temperatura.
Si mantenemos nuestros cuerpos a una temperatura adecuada y nos mantenemos hidratados (bebiendo mucha agua, sobre todo en épocas de calor), no tendremos sudor excesivo.

8) Olvídate de las miradas del resto, ellos ni siquiera se dan cuenta. Cuando una persona comienza a transpirar, siente que todo el mundo a su alrededor lo está mirando y juzgando.
¡Esto es un error!
Las personas están viviendo su día, sus problemas, sus pensamientos, sus trámites, no les importa si tú sudas o no.
El preocuparse mucho por las miradas del resto es algo que desarrollan (a mí me ocurrió) todas las personas que sufren de hiperhidrosis, esto es perjudicial porque lo único que genera es más sudor.
Desde hoy debes dejar de preocuparte del resto. Las personas que te topas en la calle son gente que no volverás a ver, y sólo fuiste parte de su vida durante algunos segundos. No te debes sentir como el centro de atención porque las demás personas están preocupadas de otros temas, no de ti.
Tampoco debes sentir que eres un “brujo” que sabe todo lo que está pensando el resto:“Esta persona se debe estar riendo de mí, tiene cara de que se está riendo.. o ese otro debe estar pensando por qué estoy transpirando…”, aleja estos pensamientos de tu mente:
Son falsos y te perjudican.
Siguiendo estos simples consejos podrás ver un cambio notable en tu día a día. Es importante que te comprometas a realizarlos.


Sudor compensatorio: 6 Soluciones y consejos para sobrellevarlo

Si estás leyendo este artículo es porque te operaste de Simpatectomía Torácica para curar tu hiperhidrosis y te has dado cuenta de que el sudor compensatorio es peor que tu sudor inicial antes de la operación.


¿Qué es el sudor compensatorio?


Todas las personas necesitamos sudar, es el mecanismo natural que tiene nuestro organismo de regular nuestra temperatura corporal. Cuando una persona se somete a una Simpatectomía lo que se hace es reseccionar (cortar) uno o más de los ganglios de la cadena del sistema simpático.
Con esto la persona dejará de sudar en la zona por la que consultó con su doctor (principalmente manos, axilas y rostro), sin embargo, ese sudor NO desaparece del todo. En situaciones de estrés o de calor el sudor tiene que “salir” por alguna parte, ése es el sudor compensatorio, que generalmente aparece en espalda, abdomen, pies, la zona detrás de las rodillas y otras.
La intensidad del sudor compensatorio y las zonas en donde aparecerá dependerá de cada persona y precisamente ése es uno de los mayores miedos que tienen las personas que están estudiando la opción de operarse.

¿Cómo solucionar el sudor compensatorio?

No existe una solución 100% efectiva en contra del sudor compensatorio que haga que la persona no sude, sin embargo el sudor compensatorio se puede sobrellevar de mucha mejor forma siguiendo los siguientes consejos:

1) Consulta muy bien y detalladamente con el doctor que te operó:
Muchas personas después de operarse se olvidan de su doctor y no le hacen todas las preguntas necesarias. Es muy necesario que visites a menudo a tu doctor y le comentes de tus avances o retrocesos. La medicina está en constante cambio y evolución, y en base a tu experiencia el doctor puede desarrollar soluciones a tu sudor compensatorio.

2) No te lamentes permanentemente de la situación que estás viviendo:
Si bien sufrir de sudor compensatorio severo puede ser muy frustrante y angustiante, no debes mirar esto con una carga tan negativa. Debes verlo así: en un primer lugar tenías una hiperhidrosis que no te dejaba vivir tranquilo(a), te operaste y te diste cuenta de que los resultados fueron peores, ¡pero por lo menos intentaste hacer algo para mejorar! Tu no tienes la culpa de tu sudor compensatorio.

No te tortures, deja al sudor actuar e intenta vivir tu vida de manera normal, por incómoda y desagradable que parezca tu situación.
En la mayoría de los casos una actitud negativa y un estrés constante pueden aumentar considerablemente el sudor. Te recomiendo leer el texto “sudando a mares”, pinchando aquí.

3) Utiliza ropa especial para evitar las manchas de sudor:
Una de las prendas que recomendamos utilizar para disimular el sudor son las de la marca española Sutrán, que significa (Sudar Tranquilo).
Estas prendas permiten que te desenvuelvas en tu día a día sin preocuparte de si tu ropa está o no manchada con sudor, además su tela absorbente permite que el sudor se seque muchísimo más rápido.
Otra alternativa son las prendas de poliéster o las camisetas dry fit. Busca en tu comercio local productos de este tipo, te ayudarán mucho con tu sudor compensatorio y sobre todo con el estrés que éste genera.
También existen calcetines creados para hacer deporte que son muy absorventes y te ayudarán a mantener tus pies más secos. Pregunta en las tiendas deportivas más populares.

4) Evita los cambios de temperatura bruscos:
Si te sometes a cambios de temperatura muy bruscos (pasar de un clima fresco a uno caluroso) tu cuerpo reaccionará. Debes intentar evitar estos cambios de temperatura o simplemente no abrigarte más de la cuenta.

5) Bebe agua con hielo o agua muy helada:
Si estás en tu hogar en un día muy caluroso y estás sufriendo de sudor compensatorio lo mejor que puedes hacer es beber agua con hielo, verás cómo minutos después de hacer esto notarás que tu temperatura corporal se regula y dejas de sudar.
Si estás en la calle y estás sudando procura tener a mano una botella de agua helada. El sudor compensatorio severo hace que te deshidrates, si bebes agua te mantendrás con una sensación de frescura y te hidratarás.

6) Alimentación y ejercicio son aspectos fundamentales:
La alimentación puede jugar un rol fundamental en la cantidad de sudor que produces día a día.
Si quieres disminuir tu sudor, evita el alto consumo de azúcares, comidas picantes, bebidas calientes en situaciones de calor, cafeína, dulces, bebidas cola y comidas muy condimentadas.
Prefiere el consumo de frutas, verduras, el consumo de abundante agua al día (no menos de 2 litros), hierbas relajantes como la melisa, el hipérico, la manzanilla y otras te pueden ayudar muchísimo a relajar tu sistema nervioso, disminuir tu ansiedad y con esto disminuir tus niveles de sudor.
Por otra parte, el ejercicio también es importantísimo. Si haces ejercicio habitualmente (3 veces a la semana), salir a caminar, trotar, o apuntarte en un gimnasio, tu relación con el sudor cambiará. Te someterás a situaciones en donde sudar “está permitido”, y te sentirás muy bien contigo mismo. Además, si tu cuerpo está en un buen estado físico el sudor compensatorio debiese disminuir. Los doctores aseguran que el sudor compensatorio es mayor en personas que tienen algún tipo de sobre peso.



Solución sencilla para controlar y reducir el sudor en El Momento


Cuando sudas parece que todo se viniera abajo.
Sientes ganas de escapar del lugar en donde estés, te sientes observado(a) y lo único que deseas es detener la transpiración.
Esto es lo que vive una persona típica que sufre de sudoración excesiva o hiperhidrosis, sin importar en la zona que pueda estar localizado el sudor (axilas, cara, manos, pies u otras áreas).
Si eres una de estas personas, si te desesperas cada vez que sudas y no puedes evitar mirarte o TOCARTE la zona que está sudando, sabiendo que esto sólo generará más preocupación y por ende más sudor, pon atención a lo siguiente…
El sudor aparece como un mecanismo de nuestros cuerpos para regular nuestra temperatura corporal.
Es decir, cuando estamos Ansiosos o Nerviosos, automáticamente nuestro cuerpo sube de temperatura, empiezas a sentir un desagradable calor, independiente de la temperatura ambiental.
Tu cuerpo, ante este calor, responde con el sudor.
Un método que a priori parece muy simple para controlar y reducir el sudor EN EL MOMENTO, pero que es el más efectivo de todos es:

 

Beber agua con hielo.

Sí, así de simple, así de sencillo.
La ingesta de agua con abundante hielo hará que la temperatura de tu cuerpo disminuya prácticamente de forma inmediata, haciendo que el sudor se controle y se reduzca en pocos minutos, y en algunos casos, que desaparezca por completo.
Si sudas excesivamente al salir de la ducha, o antes de salir de tu casa, o cuando viajas en el transporte público de tu ciudad, SIEMPRE ten a mano una botella con agua casi congelada.
Esto no sólo te ayudará a disminuir tu sudor sino que también te rehidratará después de haber estado sudando un rato.
El beber agua con hielo no sólo es muy bueno para las personas con Hiperhidrosis, sino que también para quienes estén pasando periodos que vienen acompañados SÍ O SÍ de sudor, como las mujeres en su etapa de menopausia.

El beneficio de tener el hábito diario de beber abundante agua con hielo será mucho más efectivo si:

§  Reduces el consumo de alcohol.
§  Te vistes con ropas más ligeras que permitan a tu cuerpo respirar.
§  Eliminas los alimentos y condimentos picantes.
§  Aprendes a controlar tu estrés y a relajarte a través de la respiración.
§  Controlas tu peso, manteniéndote en forma (el sobrepeso aumenta el sudor).
§  Aprendes a dejar de ver el sudor como EL problema de tu vida.

Espero que desde este momento te comprometas a seguir estos tips, si lo haces dedicadamente y sin frustrarte si en un comienzo no dan los resultados que esperabas, te aseguro que tu sudor disminuirá.



Mejor desodorante para la sudoración excesiva – Consejo importante

Está claro que las personas que sufren de sudoración excesiva tienen una alteración en su sistema nervioso, lo que genera una mayor actividad de las glándulas sudoríparas.

Es por esto que si transpiras mucho, NO debes utilizar los desodorantes que son ultra promocionados en la publicidad en tu país, principalmente en TV.
Olvídate de los anuncios que aseguran “protección las 24 hrs.” o “si te pones este desodorante las chicas/chicos lloverán”, por que eso… ¡no existe!
Para las personas que no sufren de hiperhidrosis, es decir, la transpiración no es un problema para ellos y sólo sudan cuando hace muchísimo calor o practican ejercicio, los desodorantes comunes sí sirven.
Es más, la función de estos generalmente no es prevenir el sudor, sino que prevenir malos olores, es por esto que la mayoría viene con distintos aromas.
Una persona que no tiene sudoración excesiva puede utilizar desodorantes o antitranspirantes en barra, roll-on, spray, gel u otros, y no tendrá problemas.

 

Pero, ¿alguien que suda en exceso? ¿el mejor desodorante para la transpiración excesiva?

La respuesta es: el desodorante en barra.
Así es, si sufres de sudoración excesiva en axilas, plantas de pies y otras áreas, olvídate de utilizar desodorantes o antitranspirantes en spray, roll-on, gel u otros, la barra transparente es tu mejor opción.
Se ha demostrado que este tipo de desodorantes tienen una mejor respuesta por parte de personas que sufren de hiperhidrosis.
Si tu problema, además de la transpiración, es el olor, te recomiendo que desde hoy NO utilices más desodorantes con aroma.
Las personas que despiden malos olores al sudar, y que utilizan productos con aroma, no saben que esto es aún peor para tratar el olor.
Generalmente se produce una mezcla de los aromas, lo que da por resultados aún peores olores.

Así que si transpiras más de la cuenta, te recomiendo lo siguiente:

– Una o dos duchas diarias deben ser parte de tu rutina desde hoy.
– Controlar tus nervios y estrés
– Lavar tu axila con una esponja vegetal en las duchas es un proceso recomendado para eliminar bacterias muertas que provocan el mal olor.
– Utilizar un poco de antitranspirante en barra transparente (para no manchar tu ropa) después de cada ducha y sólo en la zona axilar (cavidad axilar),  y no en todo el brazo (es un error aplicarse desodorante ‘de arriba a abajo’, sólo debes ponerte un poco bajo el brazo).
– Secar muy bien tus axilas después de cada ducha, con secador de pelo, y después aplicar el antitranspirante.
– Evitar ingerir alimentos con demasiados condimentos picantes, ya que esto generará mal olor cuando transpires.
– Utilizar ropa ligera durante los primeros días en los que cambies tus hábitos.
– Evitar abrigarte más de la cuenta para no aumentar innecesariamente la temperatura de tu cuerpo.
– Ir a todas partes con una botella de agua e ingerirla seguido. Esto hará que tu organismo se mantenga hidratado y fresco y evites sudar cuando tu cuerpo no necesita sudar.


Sudoración excesiva: causas y 2 técnicas para evitarla


Cuando entendemos las causas que nos están generando la sudoración excesiva en axilas, manos, pies, rostro u otras partes de nuestro cuerpo, es cuando podemos sanarnos.
Esto porque si un factor “X” nos está haciendo sudar, podemos aprender a controlarlo para de esta forma no sudar de forma excesiva.
De esta forma nuestra manera de curarnos de la sudoración excesiva o hiperhidrosis primaria sería atacando LA RAÍZ del problema, lo que la origina.
Los otros métodos, que lo que hacen es atacar el sudor directamente (como protectores para las axilas, desodorantes especiales, y otros) son sólo soluciones “parche”, que si bien algunas SÍ dan buenos resultados, te recomiendo que las consideres sólo para situaciones de emergencia, como una entrevista de trabajo, una cita con alguien del sexo opuesto, una presentación oral en tu lugar de estudios, etc.
Siempre será mejor que aprendas a atacar la raíz del problema, porque de esta forma no sólo disminuirás o eliminarás por completo tu sudor en las situaciones en las que no deberías sudar, sino porque también te ayudará a sentirte con más confianza y te podrás desenvolver de mejor forma en tu día a día.

Sudoración excesiva: principales causas que la originan:


1) Altas temperaturas: Si vives en un país en donde en épocas de verano las temperaturas son muy altas, probablemente habrás visto cómo sudas muchísimo más en días de mucho calor y mucho sol.
El sudor se incrementa si te encuentras en algún bus de transporte público, en el que el calor del sol está pegando fuertemente, esto sí que es la peor sensación para alguien que sufre de hiperhidrosis.

2) Hacer ejercicio: Lógicamente cuando nos ejercitamos aumentamos mucho nuestra temperatura corporal, y para que ésta se regule, nuestro organismo produce sudor. Ésta es la forma más natural de sudor y la más “aceptada” socialmente.
Es decir, alguien que suda haciendo ejercicio no tiene problemas de que lo vean sudando, ya que la actividad que está haciendo genera sí o sí sudor.

3) Sexo: El hombre suda más que la mujer, esto es un hecho. Sin embargo las mujeres que sufren de hiperhidrosis prácticamente no se diferencian de los hombres que también la padecen.

4) Peso: Si bien el estado físico (persona que hace ejercicio v/s persona sedentaria) de la persona no determina si suda más o menos que otra, la obesidad y otros trastornos relacionados al peso sí pueden provocar sudor.
Por eso es que en casos de hiperhidrosis se recomienda siempre regular la dieta y tener un peso acorde a la edad y estatura.

5) Alimentación: Algunos alimentos aumentan la cantidad de sudor que produce el organismo, casi de forma inmediata. Las comidas picantes, el ají, y condimentos de este tipo son el claro ejemplo.
Si sufres de sudoración excesiva lo mejor es que, por ahora, te mantengas alejado de comidas picantes.
La cafeína por su parte, el tabaco y el alcohol, también son responsables de un aumento en la producción de sudor si se consumen en exceso. Desde hoy deberías disminuir tu ingesta de estos 3 “alimentos”, que son muy perjudiciales, no sólo para tu sudoración sino que para tu salud en general.

6) Estrés, Ansiedad (Fobia) Social, timidez excesiva, falta de autoestima: Estos son sin duda los principales detonantes de la sudoración excesiva.
Las personas que sufren de hiperhidrosis generalmente ven cómo su sudor se detiene “mágicamente” cuando están tranquilos en su hogar, sobre todo de noche.
Esto ocurre porque en esos momentos la persona ha bajado sus niveles de ansiedad, los latidos de su corazón han disminuido su frecuencia, y no sufren de problemas de autoestima ni de confianza en sí mismos.
Estos casos son los más recurrentes (me pasó a mí), y varios dermatólogos me dijeron lo mismo: el sudor excesivo, en la mayoría de los casos, es producido por un desequilibrio emocional.

 

¿Se puede curar la sudoración excesiva entonces?

Claro que sí.
Si te sientes identificado(a) con el punto 6, es decir, piensas que sudas debido a tu constante estrés, presta atención porque los siguientes consejos te servirán.

Evitar la sudoración excesiva causada por estrés y ansiedad social:

Si te has percatado que ante el menor estímulo de estrés comienzas a sudar de las axilas, palma de manos, planta de pies, rostro u otras áreas, debes empezar, desde hoy, a realizar rutinas de relajación.
Esto es porque tu cuerpo se ha acostumbrado a estar estresado, tu cuerpo se ha acostumbrado a tener a su Sistema Nervioso Simpático (el que detona la sudoración) activo.
Y lo que necesitas hacer es que tu cuerpo vuelva a su estado natural, ¿y cuál es el estado natural del cuerpo humano? la tranquilidad y la paz interior. Si no lo crees, detente un segundo y concéntrate en algún bebé que conozcas o que hayas visto recientemente.
Los bebés son la primera manifestación del ser humano en la tierra. En ese momento no existe el estrés, la falta de autoestima, la fobia social, ni nada que se le parezca.
Debes ayudar a tu organismo a volver a la tranquilidad natural que tenía cuando era un bebé…

 

¿Cómo se logra esto?


1) Primero, aprendiendo a respirar.
Todas las personas que sufren de hiperhidrosis no saben respirar, lo hacen de forma inconsciente. ¡Error!
El saber respirar es uno de los secretos más potentes, pero simples a la vez, para estar siempre relajados.
Haz el siguiente ejercicio:
– Encuentra un lugar con silencio en tu hogar y encárgate de que nadie te moleste.
– Acuéstate, ponte unos auriculares, cierra tus ojos, y comienza a escuchar alguna de estas pistas.
– A medida de que vayas escuchando los sonidos y te vayas relajando, comenzarás a inhalar por 4 segundos por tu nariz, mantendrás el aire por 2 segundos y luego lo exhalarás por 6 segundos.
Es muy importante que tu estómago sea el que se mueva al momento de inhalar y exhalar, no tu pecho ni tus hombros.
Puedes poner una mano sobre tu estómago para asegurarte que es ésta parte de tu cuerpo la que se está moviendo.
Haz este ejercicio 2 veces al día, una en cualquier momento que puedas, y otra antes de acostarte.
Notarás cómo al día siguiente estás mucho más tranquilo(a).
También te recomiendo que cada vez que estés con ansiedad, con nervios, con estrés, o que sientas que vas a comenzar a sudar, respires profundamente por tu nariz, botes por tu boca, siempre preocupándote que sea tu estómago el que se mueva.
Esto te cambiará la vida, a mí me la cambió y noté cómo empecé a transpirar mucho menos.

2) Segundo… olvidándote de que las demás personas te están observando:
Afrontémoslo, nadie te está observando. Las personas están demasiado ocupadas como para fijarse en ti, en tu sudor, en tu enrojecimiento de rostro, o en lo que te esté pasando.
Y las que se den cuenta, probablemente no le den más de 1 o 2 segundos de importancia a tu problema y volverán a sus propios problemas.
Uno de los inconvenientes que tienen las personas con hiperhidrosis es que permanentemente se sienten el Centro de Atención de los demás, y esto NO ES ASÍ.
Para superar tus ansiedades o fobias sociales es importante que sepas eso. No necesitas de la aprobación de los demás para ser feliz, simplemente no la necesitas.
Además, ten en cuenta que todo síntoma desagradable que sientas (por ejemplo, sudoración), se siente MUCHO PEOR de lo que se ve.
Muchas personas ni siquiera lo notan.
Espero que estos consejos te sirvan para comenzar a cambiar tus hábitos diarios y tu estilo de vida. Simplemente manejando estas 2 técnicas: respiración y olvidarte de los demás, el sudor no aparecerá en las cantidades en las que aparece en tu vida hoy.

Te lo garantizo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario que seguro nutre aún más esta información.